From the category archives:

Cuidados

 

Nueve claves para cuidar a los gatos

Aquí, los aspectos a tener en cuenta para que un gatito esté sano y feliz.

La Asociación Argentina de Medicina Felina (Aamefe) comunicó varios consejos para aquellos dueños de gatos. Las vacunas, la higiene, la comida y mucho más.

Un detalle: estos expertos aseguran que las indicaciones específicas de cada caso deberán ser consultadas siempre con el veterinario. Los consejos, uno a uno.

Vacunas. Los gatos deben ser vacunados. Es indispensable que tengan la Triple Felina (herpesvirus, calicivirus y panleucopenia), Leucemia Felina y Rabia.

Parásitos. Estos intrusos dañan el intestino del gato y se contagian a los seres humanos de la casa. Para controlarlos se analiza la materia fecal que se recoge durante tres días seguidos en un recipiente con conservante. Así el veterinario sabrá qué parásito hay que atacar.

Alimentos. La dieta de los gatos debe ser balanceada y acorde a su edad. No es bueno que el felino coma carnes crudas de ningún tipo. Hay que evitar la sobrealimentación, y el comedor y bebedero deben estar en un sitio que le garantice al felino tranquilidad y acceso permanente.

Obesidad. Que sean los regalones de la casa no quiere decir que deban ser los obesos del hogar. La obesidad es una enfermedad que afecta su salud. Los gatos tienen una fuerte tendencia al sobrepeso, en especial los castrados. Hay que cuidar la cantidad de alimentos que se les da a lo largo del día.

Agua. Quienes tienen gatos saben que ellos beben todo el día. Por eso deben tener agua fresca siempre. No es bueno que ingieran el agua de peceras, canillas y demás.

Bandeja sanitaria. Esta bandeja contiene la materia fecal y orina del gato, por eso debe mantener buenas condiciones higiénicas. Hay que recoger todos los días la materia fecal y las piedras se deben eliminar cuando se haya mojado la mitad de la bandeja. La bandeja debe estar siempre lejos del comedero y bebedero.

Higiene. Los gatos pueden ser bañados con agua tibia y champú, entre una a dos veces por mes. Es conveniente cepillarlos y cortarle las uñas cada 15 días.

Salidas. Los gatos no deben vagar por el barrio porque ponen en riesgo su vida y porque pueden facilitar el contagio y transporte de enfermedades al hombre. Para evitar que salgan se pueden castrar o controlar. Tampoco se debe permitir el ingreso de gatos de la calle al hogar.

Castración. Este método evita la gestación, pero favorece la convivencia con el hombre. Es una técnica sencilla que se puede hacer en cualquier momento de la vida del animal.

 

{ Comments on this entry are closed }

imagenes gatos y bebes

 

Gatos: ni traicioneros ni indiferentes

Si hay algo que tiene el gato es mala prensa, ya que muchos los tildan de “traicioneros” o “indiferentes”. Mitos y realidades de un animal tan querible como especial.

“Por su tamaño reducido, higiene y relativamente fácil cuidado, los felinos son mascotas urbanas ideales”, explica el Veterinario Rubén Gatti, uno de los pioneros especialistas en felinos del país, cofundador de la Asociación Argentina de Medicina Felina.

“Estos últimos años se ha avanzado mucho en el conocimiento de la fisiología, comportamiento y necesidades de los felinos domésticos”, contó el profesional.

En comparación con el perro ahora se sabe, por ejemplo, que mientras un canino contento mueve enérgicamente la cola, un gato que hace lo mismo está enojado o se siente amenazado. O que son altamente “estresables” y que los cambios (de alimentos, de rutinas, de lugares) no les sientan bien.

Con esas diferencias, más los últimos descubrimientos de las particularidades felinas, se pueden trazar a grandes rasgos cuatro áreas a tener en cuenta para optimizar la experiencia de convivir con estas fascinantes criaturas.

Ambiente

Los felinos son inquietos y curiosos. Van a trepar e investigar por todos lados. Son como niños pero más ágiles e intrépidos. Su llegada necesita un acondicionamiento especial en la casa para hacerla más segura para ellos.

Algunas medidas:

– Cerrar los balcones y cornisas desde donde el gato pueda caer en sus paseos. Las caídas son muy comunes y con serias consecuencias para ellos.

– Guardar o poner a reparo adornos u objetos preciados por la familia, ubicados en lugares desde donde puedan ser arrojados al suelo por garras juguetonas.

– Informarse con el médico veterinario sobre la cercanía de posibles plantas tóxicas (laurel, narcisos, amarilis, entre otras).

– Poner a resguardo cables eléctricos de lámparas o electrodomésticos.

– Distribuir los tres elementos indispensables en lugares indicados: comedor y bebedero (de materiales irrompibles, separados a 20 o 30 cm de distancia para que no se mezcle agua y comida, en un lugar donde puedan comer y tomar tranquilos); y las piedras sanitarias, el “pasaporte del gato a la posmodernidad” (de material lavable, en un lugar sin circulación y lo más privado posible, una bandeja por cada gato).

– Asignar zonas de reposo (cojines, canastas, almohadones), de juego y de escondite. En situaciones de estrés, susto o ansiedad, ellos necesitan refugiarse hasta retomar la calma. Una caja de cartón, un cajón semiabierto o un sitio en las alturas son indispensables, siempre que no sean lugares peligrosos (horno, lavarropas, etc).

Alimentación

Los gatos tienen altos requerimientos de proteínas y aminoácidos esenciales, y lo mejor es suministrarles únicamente alimento balanceado, formulado de acuerdo a la edad, estado físico y salud de cada animal. Estos productos se hacen con carnes (bovina, ovina o pollo), cereales (arroz o maíz), aceites, grasas, vitaminas y minerales específicos, que luego se someten a altas temperaturas y presión.

– No darles sólo carne, pollo o atún, o cualquier otra comida casera, ya que esa no es una buena dieta balanceada como la que necesitan.

– Evitar los alimentos balanceados que se venden fraccionados porque pueden haber perdido sus cualidades al abrir el envase original.

– Los gatos comen de a pequeñas cantidades a lo largo del día. Si el gato es glotón, servir la ración diaria en dos veces durante el día. Si no, en una y ellos lo administran solos.

– A ellos no le gustan los cambios bruscos. Si se cambia de alimento, que sea gradual, mezclando el viejo con el nuevo en proporciones crecientes durante una semana al menos, hasta reemplazarlo totalmente.

– La carne o vísceras crudas, y las presas vivas (pájaros, roedores) les pueden transmitir enfermedades.

– Mantener su bebedero limpio y con agua fresca para evitar que tomen de grifos que gotean o fuentes con agua en mal estado.

 

{ Comments on this entry are closed }

Estadisticas
.